adblue-camiones

El sistema Adblue y los camiones

Hace unos días se publicaba la noticia: La Ertzaintza detectaba un novedoso sistema para manipular el sistema de Adblue. Y esto nos ha servido para preguntarnos, ¿cómo funciona el Adblue en camiones?

El sistema Adblue permite controlar las emisiones de NOx, óxido de nitrógeno, al medio ambiente. Como ya os explicamos en este post, es un aditivo líquido, una mezcla de urea y agua no tóxica pero sí corrosiva en la que se disuelven las partículas contaminantes de los vehículos.

adblue

Conducir sin este dispositivo de control aumenta la potencia del vehículo pero a su vez incrementan las emisiones muy por encima de su límite legal, pudiendo llegar a las 1.400 partículas por minuto. Actualmente, la normativa EURO5 dicta que las emisiones deben ser de entre 300 y 400 partículas por minuto en motores diésel.

Actualmente, todos los nuevos motores diésel llevan instalados un sistema SCR para convertir los NOx en Nitrógeno y H2O a través de la reacción química del Adblue.

Con un consumo de aproximadamente un 3% del gasto de combustible, el depósito se llena en estaciones de servicio como las nuestras, ya que en GM Fuel somos suministradores de Adblue.

Este sistema se ha convertido en fundamental para los vehículos de transporte, ya que sin ellos no podrían hacer frente a la actual legislación. Además, cada vez más es necesario pensar en el futuro del planeta, y es que no tenemos otro.

Diésel

Los motores diésel emiten menos CO2 pero más NOx y benzopirenos que los gasolinas.

Los benzopirenos están en la ceniza que genera la combustión del gasóleo. Se adhieren al sistema respiratorio, por lo que su reducción es beneficiosa no sólo para el medio ambiente, también para la salud. De ahí los filtros antipartículas de los vehículos.

El NOx es altamente contaminante y perjudicial para la salud, por ello el sistema Adblue los convierte en partículas inofensivas, nitrógeno y vapor.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *