A la caza del diésel

El gobierno lo sitúa en el centro de su política medioambiental y anuncia que, además de la subida de impuestos, gravará la compra de vehículos diésel.

diesel (1)

Las declaraciones de la ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, en las que afirma que el diésel “tiene los días contados” han caído como un jarro de agua fría en el sector del transporte, que hace apenas unos días se veía obligado también a reaccionar ante el anuncio de la subida de impuestos a este combustible.

El gasóleo se encuentra, por tanto, en el centro de las miradas del Gobierno que prepara ya su Ley de Cambio Climático y Transición Energética. Sin embargo, las reacciones de la industria del transporte y del automóvil no se han hecho esperar. Por otro lado, nos lleva a preguntarnos si el diésel es, realmente, el culpable de la mala calidad del aire que se respira en las grandes ciudades.

 

Un parque móvil obsoleto

Una de las medidas que se puede lograr sin demonizar al diésel es la renovación del parque móvil de los españoles, especialmente obsoleto. Y cuantos más años tiene un vehículo, menos eficiente es. Comparativamente, los nuevos motores diésel emiten mucho menos NOx que aquellos con más de 10 años.

Según publica La Sexta, los últimos datos dados a conocer por la DGT hablan de una edad media de 14 años, con lo que ello implica en cuanto a seguridad y eficiencia energética.

Faconauto por su parte ha solicitado al gobierno que, antes de demonizar al diésel, proceda a un proceso de descarbonización a la movilidad, pero de una forma gradual y ordenada. Entre las demandas al ejecutivo se encuentra avanzar hacia el aumento de las infraestructuras de recarga, así como de nuevo, a una renovación del parque móvil. Y es los modelos diésel Euro 6 son muy eficientes.

En ese mismo sentido se manifiestan en Autofácil. Actualmente, los motores diésel cuentan con tecnología que permite reducir drásticamente su impacto ambiental gracias a bombas de alta presión, calentadores, trampas NOx, válvulas EGR, AdBlue, inyectores de alta precisión y filtros de partículas. ¿Qué significa eso? Que actualmente un diésel Euro 6 es casi tan limpio como un gasolina moderno. Además, en esta publicación abogan por mirar más allá, ya que la contaminación en las ciudades también está vinculada a las partículas PM en el aire de las calefacciones y el dióxido de azufre o SO2 de la combustión de carbón en las centrales térmicas  las calefacciones más antiguas.

Coste para la economía

Estas últimas palabras de la ministra se suman a la anunciada subida de impuestos, que según la Confederación Española de Transportes de Mercancías (CETM), tendría un coste anual de 5.500 € por camión. Ese gasto no sólo lastraría al sector, sino que toda la economía se vería repercutida por el aumento de los costes. Actualmente, casi el 90% del transporte se realiza por carretera.

 

El Vendrell renueva sus instalaciones

En GM Fuel estamos orgullosos de contar con las mejores estaciones de servicio, muchas de ellas pensadas especialmente para los profesionales. Una de ellas, la estación de El Vendrell, en Tarragona, está de estreno tras una importante remodelación.

vendrell-gmfuel-3

Ya sea por sus colores, blanco y rojo, por su estructura un tanto retro o por el techo ondulado, lo cierto es que la estación de servicio de El Vendrell no pasa desapercibida.

vendrell-gmfuel-2

En ella, además de contar con las ventajas de nuestra tarjeta de gasóleo profesional GM Fuel Card, dispones de servicios como gasóleo B (agrícola), cafetería, supermercado, surtidor de Ad Blue y apertura 24 horas.

vendrell-gmfuel-1

Con motivo de la remodelación de la estación de servicio, en El Vendrell además te invitan a desayunar con el repostaje de más de 100€.

 

El gobierno sube los impuestos al gasóleo

La nueva fiscalidad del gobierno de España afectará a los precios del gasóleo gracias a una subida del impuesto que grava el diésel, lo que supondrá que 1,8 millones de conductores tengan que pagar hasta 15 céntimos más por litro.

diesel (1)

El anuncio de la equiparación del impuesto de hidrocarburos del diésel y la gasolina ha caído como un jarro de agua fría en el sector del transporte. Actualmente, el gasóleo paga 30,7 céntimos por libro y la gasolina, 40,25. Por tanto, la subida de 9,5 céntimos los igualaría. Esta diferencia era debida a que se consideraba que la gasolina era más contaminante que el diésel, por lo que este último se bonificó.

Según ha anunciado la ministra Montero, la aplicación de esta subida se efectuaría de forma escalonada en 4 años, y se espera una recaudación de 2.100 millones de euros.

La subida coincide además con otra de 4,8 céntimos por litro a partir del 1 de enero de 2019 del impuesto autonómica incluida en los Presupuestos Generales del Estado de 2018 que afectará a: Navarra, País Vasco, Cantabria, La Rioja y Castilla y León. Estas eran las comunidades que todavía no habían aplicado el gravamen en el tramo autonómico.

El aumento del precio del diésel afecta a 17 millones de conductores en España, pero muy especialmente, al sector del transporte y la logística. Es por ello que entidades como Fenadismer (Federación Nacional de Asociaciones de Transporte de España) ya han alertado de los efectos que la subida tendría en las exportaciones. Actualmente el 66,3% de los productos españoles que salen al exterior lo hacen a la Unión Europea y de estos, la mayor parte lo hace por carretera. Por tanto, manifiesta, podría agravar el ya de por sí desequilibrado déficit comercial del país y los productos españoles serían menos competitivos.

Por ello, desde Fenadismer se ha solicitado al gobierno que los beneficiarios del gasóleo profesional no se vean afectados por esta subida. Asimismo, ha solicitado que se incluya dentro de este apartado al transporte ligero.

El coste real del gasóleo

Actualmente, los impuestos suponen un 48% del precio final del gasóleo y un 54% en el caso de la gasolina. A eso hay que sumarle los costes de distribución y comercialización. Por tanto, el coste real del gasóleo sólo supone el 38% del precio que se paga en el surtidor.

Otro aspecto a tener en cuenta al tener es la subida de los precios de los últimos meses del barril, que ha aumentado un 174% desde 2016.